Web
Analytics
El maratón es justo con Asier Cuevas – Lasterketak.eus

El maratón es justo con Asier Cuevas

NOTICIAS DE GIPUZKOA. EL EIBARTARRA Y LA GALLEGA YOLANDA GUTIÉRRREZ GANAN EN ANOETA

Las marcas fueron discretas pese a que la climatología acompañó a los atletas.

La temporada otoñal del ahora ultrafondista Asier Cuevas tenía dos objetivos bien marcados. La Behobia-San Sebastián y el maratón de la capital guipuzcoana. Entre el pelotón de atletas del territorio existe división de opiniones acerca de si se pueden disputar ambas pruebas a pleno rendimiento, pero hay una opción que no se suele contemplar y que puede dar al traste con toda una preparación. Las dos carreras están muy cercanas en el tiempo, y cualquier lesión, por leve que sea, puede frustrar la participación en ambas.

 

A todo esto le ha estado dando vueltas durante las últimas semanas el eibartarra, a quien unos problemas físicos han mantenido en vilo. Solo pudo ser octavo en una Behobia que terminó bastante contrariado, y de cara al maratón de ayer solo había un plan. Empezar tranquilo, sin forzar el ritmo, y en la segunda media que fuera lo que Dios quisiera. Casi nunca lo son, pero ayer los míticos 42,195 kilómetros quisieron mostrarse justos con Cuevas, otorgándole una victoria que, eso sí, vino acompañada de un discreto crono de 2h23:23. Esta última, la de las marcas lejos de las expectativas de cada uno, fue la sorprendente tónica de una mañana en la que las condiciones meteorológicas resultaron propicias, al menos para los atletas. En categoría femenina, el triunfo recayó en la pontevedresa María Yolanda Gutiérrez, con 2h45:43.

ESCAPADA AFRICANA La victoria de la gallega no tuvo mucha historia. Siempre lideró la carrera, no así Cuevas, que se vio envuelto en una situación tan sorprendente como pintoresca. El etíope Karshay Tadese imprimió a la prueba desde un inicio un elevado ritmo que le llevó a quedarse en solitario en cabeza. Llegó a abrir un hueco importante, hasta que el dúo formado por el propio Asier Cuevas e Ibon Esparza le dio caza en el kilómetro 18, en la zona de El Antiguo. El a la postre vencedor trató de dar continuidad a su ritmo, pero Esparza amagó con descolgarse en varias ocasiones y Cuevas tuvo que elegir. Disputar casi media carrera en solitario, o reducir y hacerlo acompañado. Optó por la segunda opción, aunque llegó el momento en que puso tierra de por medio.

Cuevas se llevó la victoria, y segundo a más de cinco minutos fue un Esparza que, según declaró en meta, vio por última vez al etíope en el kilómetro 38. Nada más se supo del africano, que no hizo acto de presencia en la llegada del estadio de Anoeta. Así, la tercera plaza fue para el castellonense Salvador Palomares. Faltaba completarse el podio del Campeonato de Gipuzkoa, una plaza que fue para el quinto clasificado de la general, Xabat Manzisidor.

En féminas, mientras, la prueba estuvo protagonizada por atletas a las que no se esperaba. De hecho, todos los ojos estaban puestos en Claudia Behobide, que ofreció un nivel sensiblemente inferior al del año pasado, y la etíope Gutema, que emuló a su compatriota masculino y ni siquiera finalizó la prueba. La vencedora, Yolanda Gutiérrez, siempre lideró la carrera, con María López de Tejada siguiéndole de lejos en la segunda plaza. Sin embargo, la segunda media de la donostiarra no fue la mejor, por lo que se vio superada por una Amaia Ostolaza, segunda, que completó más rápido la segunda mitad de la carrera que la primera.

Al tener licencia de triatleta, la propia Ostolaza no tomaba parte en el Campeonato de Gipuzkoa. Este recayó en López de Tejada, con Claudia Behobide segunda y Amaia Zuloaga, la atleta del Donostiarrak, en la tercera plaza.

Fue un maratón de carácter popular, sin figuras internacionales del atletismo. Lo que ocurre es que, sin dinero para pagar importantes cachés, y con la salida de la prueba del calendario estatal, que impide la contratación de atletas españoles, qué menos que dar protagonismo a los mejores corredores locales.

las claves

Doce minutos más tarde de que se diera la salida al maratón en la Avenida de Madrid, la segunda edición de la prueba paralela de 10 kilómetros vivió su pistoletazo de salida. Se trata de un recorrido medido, homologado y muy rápido que está gozando de buena aceptación, ayer con un total de 900 atletas inscritos para recorrerlo. Las marcas registradas ayer resultaron notables, especialmente la del vencedor masculino, el pamplonés Antonio Etxeberria. Sus 30:59 le permitieron dominar con cierta holgura al corredor de Iparralde Lionel Petriacq, quien cruzó la línea de meta trece segundos después. Benjamin Fedrich aventajó a Sergio Román, segundo el año pasado, y finalizó tercero. En categoría femenina, la navarra Nerea Ábrego se llevó el gato al agua con un notable tiempo de 36:21. Christelle Larrere fue segunda, y Cristina Loeda, la segunda clasficada del maratón el año pasado, completó el podio. Visto el éxito de la prueba, es de prever que la organización le dé continuidad en el calendario durante los años venideros.
Los etíopes inscritos a última hora defraudaron, tanto en categoría masculina como en féminas
Ibon Esparza fue segundo en la prueba masculina, a más de cinco minutos del vencedor

Erlazionaturiko lasterketak