Web
Analytics
Lizeaga y Calvillo, ganadores en la tercera Talaia Bidea - Lasterketak.eus Lizeaga y Calvillo, ganadores en la tercera Talaia Bidea - Lasterketak.eus

Lizeaga y Calvillo, ganadores en la tercera Talaia Bidea

ATLETISMO A TOPE. 500 corredores recorrieron los 31 kilómetros entre Donostia y Hondarribia por el monte.

Una jornada espléndida, salvo algo de xirimiri en la salida, ayudó a los participantes en la tercera edición de 'Donostia-Hondarribia Talaia Trail' a superar los 31 kilómetros del recorrido que hay desde Gros hasta la Alameda de Hondarribia.

El urnietarra Jokin Lizeaga se impuso con claridad, incluso después de haberse perdido por un instante y ceder el liderato de la prueba al hondarribitarra Iker Oliveri, que después del lance regresó a la segunda posición y la mantuvo pese a la remontada de Iban Letamendi. El oñatiarra llegó cuarto a Pasai San Pedro y vio cómo se le escapaba la primera barca, la que sale un minuto después de que haya entrado el líder. Además, en el camino de su barca se cruzó un mercante, por lo que perdió algunos segundos.

 

Fue el único incidente destacable en el trayecto de San Pedro a Donibane, en el que los corredores tardaron una media de 90 segundos de una alfombra a otra. Las tres barcas cumplieron con su cometido en un continuo ir y venir.

El tiempo del ganador, 2'14'16'', fue un minuto y dos minutos y medio mejor que el de los vencedores anteriores, aunque el recorrido había sufrido una variación en el tramo final.

En categoría femenina el triunfo fue para Elena Calvillo, ganadora de la primera edición y segunda el año pasado. En este caso, su registro fue peor que en las dos veces anteriores, pero siempre fue destacada y ganó con claridad

Una carrera preciosa

Iñigo Etxeberria, coordinador de eventos del CD Fortuna, destacó que «la carrera fue un éxito. La nueva zona de meta nos pareció muy interesante y el día fue espléndido, tanto para los corredores como para los espectadores», de los que había muchos repartidos en numerosos puntos de Jaizkibel y en la propia meta.

Según Etxeberria, «nos gustaría poder aumentar algo el número de participantes, que está fijado en 500 porque la Diputación no nos deja pasar de ese número. La carrera ha calado hondo, como demuestra el hecho de que en 58 minutos se agotaron los 500 dorsales, y estaría bien que pudieran correr algunos más».